Expresiones de la Aldea, San Luis, Tertulias de la Aldea

PUNTANIDAD: EN LA EDUCACIÓN, LA CIENCIA Y LA CULTURA

Por Alberto Rodríguez Saá (*)

 (…) La Dora Ochoa de Masramón, la Berta Elena Vidal de Battini, Delfina Varela de Ghioldi, ¡qué mujeres! (emocionado). Las Lucio Lucero, que fueron las primeras docentes e hicieron la primera huelga de maestros en Argentina.

¡Las maestras y maestros puntanos! Estábamos, yo acompañaba a Adolfo, estábamos con el presidente Alfonsín, y el Adolfo, con la pasión puntana pidiendo una reivindicación para San Luis, comienza a hablar del Ejército Libertador, (emocionado) y las maestras puntanas, y Alfonsín dice: a mí me enseñó a leer y a escribir una maestra puntana, (lágrimas y aplausos).
Los científicos… y cito a Germán Avé Lallemant, ¡tan puntano era!, llegó en el último cuarto del Siglo IXX, se casó con una Lucio Lucero, escribía sobre la flora y fauna de San Luis, y en un momento dado empieza a decir: árboles que son escasos, y por supuesto lo da en latín al nombre, y le pone al lado el nombre criollo si lo tiene, y nombra, no me acuerdo si era una araucaria, nombra una clase de araucaria y dice “en San Luis hay una, y con asombro vi otra que está plantando, -y da el nombre por ejemplo, el nombre de la casa, como si dijera, no es que dice así, por ejemplo, la calle Bolívar y Rivadavia- está ahí en la entrada de la casa, “está plantando una araucaria ‘fulano’, puede ser que la riegue de esta manera, y prenda”.

“Donde más luce el alma es en la cultura, en las artes y tal vez donde se cuenta el alma como es, es en la canción, en el cancionero, en nuestro folklore, en la poesía de nuestros poetas, y que los tenemos, y son enormes. Mujeres y hombres”.

Gobernador Alberto Rodríguez Saá

Así describe varias plantas, y me produce tanta ternura, y tanta emoción que una eminencia se dedique así, un hombre que se carteaba con Carlos Marx y Engels, -como si fueran amigos de toda la vida-, nada menos que los autores del Manifiesto Comunista, y una de las doctrinas políticas más importantes de la humanidad. Y estaba Germán Avé Lallemant, hablando de “que prenda la araucaria” en San Luis (…). Yo algún día, y tengo tiempo, porque pienso hacerlo dentro de 20 o 30 años, voy a tomar a Lallemant, y voy a subrayar, voy a ir a ver si está en la calle, la araucaria en Bolívar y Rivadavia. ¡Eso es Puntanidad!, cómo alimentamos el alma los puntanos, también en la ciencia.
Donde más luce el alma es en la cultura, en las artes y tal vez donde se cuenta el alma como es, es en la canción, en el cancionero, en nuestro folklore, en la poesía de nuestros poetas, y que los tenemos, y son enormes. Mujeres y hombres.

“Amancay”, de Antonio Miguel Nevot.

En el teatro, en la pintura, en la escultura. Nevot (Antonio Miguel) siempre decía: Nevot de Fortín El Patria. Ganó premios enormes en La Academia con sus esculturas, hay una escultura muy hermosa de él en el Senado de la Nación, que está en el tercer piso, algún día que lo visiten, busquen, está en la entrada al hall, ahí donde están dos ascensores, ahí está la escultura de Nevot.

Y Nevot siempre resaltaba su condición de puntano.

Los inmigrantes… ¡tanto nos han dado!, ¡tanto han alimentado nuestra alma! Españoles, judíos, italianos, el comercio en nuestra calle Rivadavia, los comerciantes judíos, profesionales y sus familias derraman permanentemente cultura, sabiduría, amor a San Luis, nos siguen alimentando.

Yo cuando cito los italianos y a los descendientes, pedí que estuviera presente un descendiente de don Bernardino Giunta. Las quintas de San Luis, las quintas de don Bernardino Giunta… ya la gente no se quiere agachar, bueno nuestros hermanos bolivianos que tienen tierras en San Luis, y que tienen hijos puntanos van a dejarnos también, y vamos a volver agacharnos para cultivar la tierra (…)


(*) Discurso pronunciado por el gobernador Alberto Rodríguez Saá el 9 de julio de 2020 durante la inauguración del Mirador del Río San Luis y el Salón de la Puntanidad. (Tercera parte)