Destacado, Expresiones de la Aldea, Raquel Weinstock, San Luis

Siete veces Raquel

La Opinión/ La Voz del Sud

El 24 de febrero se cumple un año de la partida de Raquel Weinstock, escritora y amiga de la casa, que tantas veces engalanó estas páginas. Creemos que acercarla desde sus palabras es el mejor homenaje que La Opinión y La Voz del Sud pueden hacerle. Siete veces Raquel pretende que nuestros lectores disfruten, reflexionen y viajen con sus prosas poéticas durante siete días. Los textos estarán disponibles en nuestra web www.laopinionsl.com.ar a diario.

NO LLEGARÉ A TIEMPO

Por Raquel Weinstock (*)


Me arrinconaba la madrugada buscando la palabra, desde esta isla de sonidos, en silencio. Busco la magia del lenguaje. Sabiendo que no llegaré a tiempo con el pan. Que no lograré escarchar las manos que se levantan para herir, o humillar.
Que el tiempo prestado que le pido al tiempo me será denegado. Que no será posible ser la madre del pequeño huérfano, que lejano espera la tibieza de un abrazo, ni a la niña que desde su inocencia grita ante la bestia que la abusa o la mutila, en nombre de una cultura criminal.
No llegaré a tiempo con el pan. Ni con la justicia, justa.
Que no podré darte todo el amor que siento porque me sorprendió el tiempo de descuento, ni aquella juventud que tuve y no te encontré, para florecer con vos solamente. Que no será posible develar las mentiras que desde lo real y lo virtual, nos miran descaradamente.
No llegaré a tiempo para sostener la brújula de los sueños que pudieron ser y no fueron, las cosas que no dije, la lágrima endurecida que retuve ante los cuerpos inertes que amé.
Y esos rostros vacíos, que con una sonrisa mal dibujada nos venden seguros de que seremos compradores, del ideario retorcido que propagan, y me rompen los pasos para llegar a tiempo a ver que no pudieron robarnos las ganas y la esperanza.
Que serán otros, sino yo, los que arribarán a tiempo con el pan tan necesario, y la suma multitudinaria de voces y manos esculpiendo, seguros, una historia distinta, donde nadie quede mirando, desde afuera.
Aunque yo no llegue, a tiempo con el pan y la justicia, justa…
Estarán los otros.

(*) Publicada en La Opinión y La Voz del Sud el 3 de agosto de 2013

“En las orillas del tiempo perdido”, por Micha Arkhipoff.