Expresiones de la Aldea, Notas Centrales

BITÁCORA DE PANDEMIA


Hojear sin juzgar el cuaderno de bitácora de viaje en esta pandemia en el que diferentes y distantes personas escriben reflexiones y sentires de esta historia

La Opinión/ La Voz del Sud

Desde Villa Mercedes nos asomamos al cuaderno de Bitácora de Pandemia de Jorge Penalva. En él encontramos un ensayo que ha denominado: “La necesidad de un nuevo mundo”.  La pandemia originada por el Covid-19 ha puesto al descubierto problemas estructurales en los países de nuestro mundo, entre los cuales se destacan, la salud, la pobreza, la fragilidad del sistema económico imperante, la necesidad de un “Estado Presente” para hacer frente este flagelo y la aceleración de poner en debate un nuevo orden mundial. 

Pensar un nuevo lineamiento en el mundo nos obliga a promover un cambio de paradigma, es decir, desde el antropocentrismo, donde la vida gira en torno al ser humano, hacia un paradigma biocéntrico o ecocéntico, el cual concede a todos los seres vivos un valor inherente, por sí mismos. En consecuencia, ampliar el reconocimiento de derechos a los animales y a la propia naturaleza.

En el actual paradigma, basado en el capitalismo, la tecno-ciencia, el petróleo y otros combustibles fósiles, el individualismo, la competencia, la ficción democrática y una ideología del “progreso” y el “desarrollo”, lejos de procrear un mundo en equilibrio, está llevando a la especie humana, los seres vivos y todo el ecosistema global, hacia un estado desquiciado. En cambio, construir un nuevo mundo desde el prisma biocéntrico implica pasar desde una ética fundada sólo en la humanidad, a otra ética anclada en la vida. Esto exige resituar las necesidades humanas, renunciando a la visión capitalista y consumista.

De igual modo, redefinir nuestra relación con la naturaleza, la que debe ser únicamente para satisfacer nuestras necesidades vitales. Diferente al paradigma antropocéntrico, en donde el ecosistema es valorado únicamente en el sentido de proporcionarnos fuentes de energía y materiales, alimentos o sustento para satisfacer nuestras necesidades básicas. Para conseguir todo esto, la naturaleza es continuamente expoliada y saqueada, sometida a brutales procesos de extractivismo.  

 Por ende, es apremiante la necesidad de un nuevo mundo desde el interrogante; ¿cómo salimos de estas crisis? para otorgarle un valor loable a la vida, la salud, la ecología y la integridad de las personas y de todos los seres vivos del planeta. Una salida atrayente es construir un diálogo productivo, con el objeto de abordar de manera integral a la crisis ambiental y social como una sola dificultad, ya que, ante esto actuamos de manera indiferente e irresponsablemente sin importarnos los cambios de vida que debemos realizar como humanidad, tales como abandonar el consumismo compulsivo para frenar el calentamiento global y sus efectos tan siniestros para todos los seres vivos que habitamos este planeta.  

En este sentido, para la pospandemia se hace imprescindible refundar el sistema socioeconómico superando los viejos problemas estructurales del viejo sistema. En otras palabras, la humanidad tiene la necesidad y la oportunidad histórica de plantear un nuevo mundo desde una mirada biocéntrica para entender a la naturaleza como patrimonio natural y lugar común de todas las especies, como así también, nos permita pasar de un escenario de mercado hacia un escenario social, desde el saber científico como conocimiento único y privilegiado hasta la valoración de una pluralidad de conocimientos, y desde una justicia social y ecológica opcionales, hasta una justicia social y ecológica garantizada para todos los seres vivos de nuestro globo.

Referencias bibliográficas:

  • Bauman, Zygmunt. 2007. Vida de Consumo. Ed. FCE. 2012.
  • Patricia Moguel. El humanismo biocéntrico: hacia una filosofía de la vida.
  • Papa Francisco. “Laudato si”. 18 de junio 2015.
  • www.biodanzahoy.cl › biodanza › principio-biocéntrico
En la mitología inca, “Pachamama” es la diosa de la fertilidad que preside sobre la siembra y cosecha, personificando las montañas.