Expresiones de la Aldea, La Aldea y el Mundo, Notas Centrales

Fútbol para comunicar

La masividad y el fanatismo que despierta este deporte podrían utilizarse para poner en agenda temas y problemáticas como la salud, la inclusión y los derechos

Por Eliana Cabrera

Pocos eventos tienen el poder de parar un país y condicionar la cotidianeidad de las personas como un partido de fútbol, y Argentina es conocida por su extrema afición a este deporte. Quizás uno de los sucesos más representativos de este hecho haya sido la muerte de Maradona, que, más allá de las controversias, impactó directamente en la rutina diaria, tanto de quienes lo apreciaban como de quienes simplemente se limitaron a respetar ese gran duelo masivo que impactó a nivel mundial.

El consumo y fanatismo del fútbol alcanza públicos insospechados, ya que lo que ocurre dentro y fuera de la cancha se encuentra tan mediatizado que aun quienes no están interesados se hacen eco de lo ocurrido a través de las redes sociales y los medios de comunicación en general.

Desde ese lugar de masividad, resulta importante que los clubes de fútbol sean conscientes del impacto social que generan sus movimientos para desenvolverse con responsabilidad social, ya que el deporte, más allá de la competencia y los trofeos, debe ser promovido como una práctica necesaria para la salud física y mental.

 ¿Cómo se puede instrumentar un evento futbolístico para difundir ideas y generar un impacto social?

Al finalizar el partido de Racing contra Sarmiento, realizado el pasado 2 de abril, el capitán del equipo, Leonardo Sigali, desconcertó a un periodista que se había acercado a hacerle preguntas acerca de cómo había vivido el partido. El futbolista respondió a cada una de ellas con un “no me acuerdo” o “disculpame, pero no me acuerdo”, pese a que las preguntas se referían al partido que acababa de terminar. La entrevista no tardó en viralizarse y en las redes sociales comenzaron a hacerse conjeturas de todo tipo que iban desde la preocupación hasta la burla.

Tras pasar algunas horas, el club comunicó que se había tratado de una suerte de performance para concientizar sobre el Alzheimer, en conjunto con la Fundación Alma. “La falla en la memoria a corto plazo es uno de los primeros y más comunes síntomas del Alzheimer, la detección temprana de esta enfermedad ayuda a tener un mejor tratamiento y mejor calidad de vida”, sostiene Sigali en un spot publicitario.

En los medios y redes sociales la confusión se transformó en una gran conversación acerca del Alzheimer. Un buen ejemplo de cómo usar el alcance del fútbol con el fin de concientizar a la sociedad.

Por otro lado, también resulta significativo que desde un espacio tan popular y masivo como es el fútbol se sostengan políticas de género cuya actividad se haga evidente.

Vélez entregó hace poco el primer carnet de socio no binario. Naimid Cirelli siempre tuvo una relación muy cercana con el club, pero al momento de asociarse se dio cuenta de que en la página web no se contemplaba la opción no binaria en el apartado de “género”. Decidió ponerse en contacto, ya que Vélez cuenta con un Departamento de Género, y rápidamente consideraron su pedido.

Luego de unos meses, Naimid obtuvo su carnet de socio no binario, el primero en el fútbol. ¿Por qué esto es relevante? Porque sienta un antecedente para quienes temen o no pueden ser reconocidos aun por su identidad de género autopercibida, cuando ésta trasciende el masculino/femenino. Además, el hecho de que esto ocurra en el fútbol, uno de los espacios donde aún se debe desnaturalizar el machismo, es doblemente significativo.

Sumado a un amplio crecimiento en la visibilización del fútbol femenino, se podría decir que poco a poco la sociedad empieza a dar indicios de cambios que las instituciones ayudan a promover.

El fútbol se encuentra atravesado por muchos intereses sociales, políticos y económicos, y cuenta con un público muy grande que, a su vez, reproduce aún más lo que ocurre en cada partido, antes y después.

¿Por qué no seguir aprovechando ese alcance para la difusión y concientización acerca de las problemáticas que nos atraviesan?

El estadio de Independiente y todo el calor de un clásico contra River en 1956.