San Luis

Expresiones de la Aldea, San Luis

LA HENDIJA

Ese sábado cargó el vehículo y llenó el tanque de nafta en la estación ubicada en avenida Illia y calle Chacabuco. Frente a la Escuela Normal de Niñas compró el diario y emprendió el viaje. Salió de la ciudad por el Puente Blanco para recorrer El Chorrillo. Atrás quedaron San Roque, Cruz de Piedra, El Volcán. Al llegar a El Durazno comenzó a tomar mate. Al fin llegó a un alto donde un letrero caminero indicaba Virorco a su izquierda por una huella de tierra que por la sequía formaba guadales cada tanto.

LA HENDIJA- POR JORGE SALLENAVE

Leer más
Expresiones de la Aldea, San Luis

EL APRENDIZ

Mientras iba de regreso a la ciudad en ómnibus, miraba a través de la ventanilla las sierras de San Luis. Su atención no estaba vinculada al cordón montañoso. La curandera seguía siendo la dueña de sus pensamientos. Reconocía que la mujer lejos de tranquilizarlo lo había alterado más.

EL APRENDIZ- entrega final- POR JORGE SALLENAVE

Leer más
San Luis, Tertulias de la Aldea

El Pirunco

Se dice que en épocas de primavera y verano siempre se lo podía ver en cercanías de las aguas del Río Quinto, algunas veces haciendo trabajos de fuerza con la pala, sacando montañas de arena al costado del río, luego la cargaba en los carros de tracción a sangre, para este tipo de tarea él venía como anillo al dedo, por su fuerza bruta.

EL PIRUNCO- por Sebastián Reynoso

Leer más
San Luis, Tertulias de la Aldea

LA NOBLEZA Y EL ÍMPETU

La nómina fragmentada y absolutamente parcial que transcribimos tiene como objetivo que cada puntano y puntana se vea reflejado y sienta el orgullo de identificarse (seguramente por ser descendiente) con los apellidos de aquellos miles de criollos que partieron un día desde todos los rincones de su San Luis natal y no pararon, regando con sus huesos y su cimiente la geografía Sudamericana desde Chile al Ecuador, hasta lograr la victoria final en los campos de Ayacucho (Perú), siendo reconocidos y valorados justicieramente entre otros, por el Mariscal Antonio José de Sucre, el General José María Córdova y el mismísimo Libertador General Simón Bolívar.

LA NOBLEZA Y EL ÍMPETU- cuarta parte- Por José Villegas

Leer más
Ver más